Victoria

“Soy María Victoria, la esposa y viuda de don Juan Manuel Piñuel Villalón, y quiero comenzar dando las gracias con mayúsculas a la Dirección General de la Guardia Civil por lo bien que se han portado con nosotros en todo momento, desde antes de salir de casa y hasta nuestro regreso. [Gracias] a sus altezas los Príncipes de Asturias, al presidente del Gobierno, a la vicepresidenta, a los delegados del Gobierno, al coronel de Málaga y demás autoridades, y muy en especial al señor ministro Pérez Rubalcaba, al general Portillo, a Teo, a Jesús Rico y a sus compañeros, al capitán Antonio, al psicólogo Antonio Romance, a Toñi. Y por supuesto a mis padres, a mis hermanos, a toda mi familia y a todo mis amigos, por el calor humano que nos han dado en todo momento, gracias al cual se hizo más fácil y llevadera una situación que no tiene explicación, que se sale de los límites de la lógica y el entendimiento humano.

Y dar también las gracias al apoyo recibido de las víctimas del terrorismo, ahora por desgracia compañeros míos, que vinieron expresamente a darme su solidaridad y tendernos su mano, sabiendo como sé lo duro que tuvo que ser para ellos recordar esos momentos inexplicables, gracias a todos los amigos y compañeros que vinieron desde Valencia y Asturias a despedirse y acompañar a su amigo, mi marido, Manolo, Piñuel para todos ellos. Y también para los que no pudieron venir pero han estado.

Y gracias también al pueblo vasco, que me transmitió toda su fuerza, toda su dignidad y toda su grandeza. Y repudiar desde lo más hondo de mi corazón a esos cobardes miserables que no tienen dignidad ni principios, que destruyen sin escrúpulos la vida y las ilusiones de las personas, que no saben respetar un estado de derecho, que quieren acabar con la democracia y ensucian con sus viles actos la dignidad de su pueblo.

Pero que sepan que no quedará así, que luchamos y lucharemos por que esta lacra de asesinos y miserables acabe y que con la ayuda de todos lo vamos a conseguir. No sois nadie. Sólo basura. Un punto negro en la limpieza de un gran país. Y quiero decir que esta medalla que ya no puede llevarla mi marido pero la llevo yo en nombre con todo mi orgullo. Viva España y viva la Guardia Civil.

Y agradecer a los medios de comunicación que hayáis acudido, y que, por favor, por el bien de mi hijo y toda mi familia, ahora respetéis mi intimidad. Muchísimas gracias.”

Esta es la declaración integra de María Victoria Campos en una rueda de prensa celebrada hoy. No hace falta decir mucho más y no le sobra ni le falta nada.

En ella alaba al pueblo vasco, y agradece en nombre de la Guardia Civil a todos lo que la han apoyado en estos momentos.

Pero estos agradecimientos JAMAS podrán ir hacia los políticos nazionalistas vascos que hoy, precisamente hoy, con el cadaver de un Guardia Civil aún caliente,  han tenido la indignidad y la indecencia de acusar formalmente al Estado y al Gobierno de la Nación de torturar a los etarras a quienes éstos aprendices de nazis dicen combatir.

A estas alturas ¿quién se lo cree?

Anuncios

~ por davichu en mayo 16, 2008.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: