La Razón y La Ley

Con la que está cayendo en nuestro país en éste momento de “desaceleración económica profunda” y parece que lo único que importa es que seamos campeones de Europa de fútbol.

Quizá no estemos tan lejos del “pan y circo” de los romanos y nuestra bien alimentada sociedad esté cansada de luchar por lo justo, teniendo como máxima el pasarlo bien y no tener demasiados problemas a la hora de llegar a fin de mes.

Con todo, lo que parece que ocupa a nuestros políticos, por encima de buscar soluciones para paliar ésta crisis, que no ha tocado fondo, es mantenernos entretenidos con las disputas de poder dentro del PP y, sobre todo, con los desvaríos de los nacionalistas vascos que éstos días celebran por todo lo alto la aprobación de una Ley efímera que no tiene ningún recorrido y ninguna aplicación real.

Ibarretxe en su particular cruzada ha entregado la llave de su futuro al único brazo político que le queda a los terroristas, es decir, al PCTV, partido que en breve será ilegalizado por el Tribunal Supremo y que por tanto no podrá presentarse a las inminentes elecciones que tendrán lugar en el País Vasco.

¿Qué ha conseguido este Lehendakari, que lo es, pero sólo de algunos nacionalistas?

Por un lado, ha conseguido dividir a su partido, que se desmarca de las decisiones que pueda tomar junto a sus compañeros de aventuras en el gobierno vasco a partir del recurso que el gobierno y otros agentes van a presentar ante el Tribunal Constitucional.

Por otro lado, y esto es lo peor, Ibarretxe les ha dado a los terroristas la enésima justificación de sus crimenes al aparecer éstos como facilitadores de la consulta y al mismo tiempo dejar al Estado como los impedidores de la misma, y por tanto diciéndole a su gente que si los terroristas matan es porque el Estado no les deja “vías políticas”.

Lo deplorable de todo este circo es ver como Ibarretxe es capaz de integrar en su proyecto a los asesinos y no es capaz de hacerlo con el PSOE y con el PP, que le guste o no, representan mas del 40 por ciento de la sociedad vasca y más del 80 de la sociedad del resto de España.

Y es que Ibarretxe se ha propuesto olvidar que en su comunidad, en la que él preside, tiene un problema muy grave de falta de libertad por la existencia de un grupo de personas fanáticas que están integradas en una organización criminal y mafiosa. Esto que todo el mundo sabe, parece que al Lehendakari le provoca indiferencia, siendo capaz de urdir toda una estrategia política despreciando a una gran parte de la sociedad vasca, precisamente aquella que más sufre la existencia de la violencia, y que es la que ha pagado, incluso con la vida, las obsesiones y los falsos dogmas del nacionalismo vasco.

Acabar con el terrorismo en España es facil, basta con dar la razón a quienes matan y asunto concluido. Eso es lo que pretende Ibarretxe con su plan. Pero a los asesinos se les combate con las armas de la razón y la Ley, y sobre todo, quitándoles espacio político, un espacio político que en ésta ocasión es demasiado grande.

Anuncios

~ por davichu en junio 28, 2008.

Una respuesta to “La Razón y La Ley”

  1. no puedo estar más de acuerdo… hay momentos que los hechos hablan por si mismos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: