El Rompepiernas de Peña Ubiña

Cuando subes montañas como Peña Ubiña (2.417 m.s.n.m.) tienes que saber que al día siguiente puedes tener algún problema con las agujetas. Ese problema le estoy sufriendo hoy mismo. Pero bueno, espero que mañana me encuentre un poco mejor.

Desde la aldea leonesa de Torrebarrio, donde dejamos el coche, se puede divisar perfectamente el macizo de las Ubiñas y la imponente mole de la peña que se nos presentaba como un gran desafío.

El día amanecía muy frio, unos 5 grados negativos, pero pronto empezó a subir la temperatura. La ascensión desde el primer momento fue dura por el desnivel acusado durante todo el recorrido, pero la belleza del paisaje y el buen tiempo nos animaban a seguir.

 Al cabo de un par de horas llegamos a la base del canalón sur que es la vía natural desde la parte leonesa, así que comenzamos la trepada por una pared de unos 500 metros muy dura y dificil por el barro y las piedras sueltas, pero, poco a poco y tomándonos algún descanso, coronamos el espolón oeste. Aquí las vistas son impresionantes, las montañas que desde abajo nos parecían inmensas, ahora parecen de juguete, y la altura me provoca algo de mareo por la presión, pero ya sólo queda una cresta de unos doscientos metros que nos conduce hasta la cumbre de las Ubiñas donde el premio es descansar y disfrutar de una de las vistas mas bellas que se pueden tener en la cordillera cantábrica, sobre todo si el día es tan claro y despejado como el que tuvimos el domingo.

Por el camino nos encontramos a un montañero gijonés, Pablo, con el que compartimos la subida y el descenso por una dificil pedrera y al que aprovecho para saludar desde estas lineas.

Como siempre un placer tener a E.d.u. como compañero de fatigas (sin él no sería capaz de hacerlo).

Anuncios

~ por davichu en octubre 27, 2008.

3 comentarios to “El Rompepiernas de Peña Ubiña”

  1. FELICIDADES MONTAÑERO.
    ES UN PLACER DISFRUTAR DE TU COMPAÑIA EN LAS ALTURAS.
    E.D.U.

  2. Saludos desde el Cantábrico, David. Doble satisfacción para mi asomarme a tu blog multiusos y descubrir en él que no sólo compartimos el placer gozoso de patear montañas sino también, por ejemplo, inquietudes cinéfilas e incluso (¡oh sorpresa!)…ideológicas. Soy fiel y votante de UPD. Uno más,como tantos otros en este país mal avenido, que esperaba el surgimiento de una opción política cabal y valiente como ésta. Se ve (¡ y disculpas por la presunción!) que cuando hay amplitud de miras lo mismo puede reflejarse en la nobleza intelectual que en la estética o incluso en la “espiritual” si entendemos como tal el disfrute de la naturaleza y la montaña en estado puro.
    Por cierto…regocijáos amigos pucelanos a toro pasado porque ayer mismo las condiciones climáticas en el macizo de las Ubiñas se pusieron ya bastante feas. Gran privilegio el que disfrutamos juntos el domingo. A las fotos me remito para dejar constancia de tanto esplendor.
    Aunque de vez cuando te juegue malas pasadas, la montaña siempre es imprevisible (y adictiva).Te depara sorpresas de todo tipo en cuanto te calzas las botas. Como grata sorpresa fue para mi tropezarme con dos inesperados y aguerridos compañeros de cordada a mitad de ascensión.
    No dejes de enviarme un mail y así podré haceros llegar alguna foto que no tengáis vosotros.
    Un abrazo cordial extensible al montañero flautista. Aún resuenan los ecos de la flauta de bambú en el reino de las Ubiñas. Casi casi como haber estado en Katmandú.

    P.D.- Mentiría si no dijera que un par de agujetas residuales aún me incordian. Nada disuasorias sin embargo porque ya empiezo a pensar el siguiente picacho.

  3. Amigo Pablo, celebro de verdad las coincidencias, y me alegro de tenerle en este pequeño rincón. Seguro que tendremos la oportunidad de intercambiar y debatir ideas.

    Creo que tuvimos mucha suerte en conocer el maravilloso Macizo de las Ubiñas con las condiciones meteorológicas del domingo, porque hoy me imagino que no hubiera sido posible subir hasta allí (Sobre todo para mi, porque conociendo un poco sus condiciones de alpinista experto, seguro que usted lo subiría sin mucha dificultad).

    No se preocupe por las agujetas, nos recuerdan que hicimos un esfuerzo y que éste mereció la pena, ¿no cree?

    Hoy mismo le mando las fotos.

    Le mando un saludo y nos vemos en los montes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: